Mesa redonda sobre prácticas y empleo

Prácticas fuera de España, el nuevo salto de calidad de los centros de formación

El caballo de batalla de las universidades y centros de estudio da una vuelta de tuerca y, ahora, los alumnos piden un salto cualitativo en la oferta de prácticas.

De izquierda a derecha: Paqui Carvajal, Esteban Almirón, Myriam Peláez, Beatriz Tarifa, Mario Muñoz y Antonio Barba.

La principal característica que buscan los alumnos que quieren seguir formándose de una manera más cualificada a la hora de elegir centro es el programa de prácticas. Por esta razón, los profesionales de estos centros de estudios saben de la importancia que tiene ofrecer un programa de prácticas cualificado y con un alto nivel de empleabilidad para sus alumnos.

Este fue el tema protagonista en la mesa redonda informativa realizada en la Casa de ABC, en el marco del programa #YoEstudioenSevilla19, un portal informativo creado por este medio de comunicación para dar visibilidad al auge de la oferta de los centros y universidades privadas en la capital hispalense.

En este sentido, los expertos debatieron sobre la internacionalización de los programas formativos, donde, sin duda, entran las prácticas en empresas, una parte obligatoria de la formación de los alumnos. Esteban Almirón, director del servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola, aseguró que «se trata de una fórmula que cada vez piden más los alumnos y nosotros debemos estar a la altura», argumentaba. Así, aseguraba que su institución estaba marcando un perfil internacional muy fuerte debido a estar inserta en la red de la Compañía de Jesús que cuenta con más de 200 universidades en 70 países diferentes.

Así mismo, Paqui Carvajal, directora de Programas de EOI Andalucía, aseguraba que «estamos obligados cada año a que las prácticas sean mejores» ya que significa un salto cualitativo importante que los alumnos valoran. Por esta razón, se puso encima de la mesa una de las grandes propuestas, la beca «Erasmus +», con la que se accede a realizar las prácticas curriculares en otros países.

Lejos de parecer que se trata de una huida del talento de España, los profesionales lo ven como un paso hacia delante tanto en formación, como en calidad. Además, pusieron el foco en un interesante tema: hacer a la ciudad de Sevilla un lugar más interesante para la formación de alumnos que viene de fuera. Así, Myriam Peláez, coordinadora general de ESIC Sevilla, apuntaba que estas salidas «se convierten en una oportunidad para que otros chicos vengan a formarse aquí», lo que ayuda a los que se quedan a tener una «internacionalización at home».

Amplio trabajo para ajustar perfiles

Todos los ponentes de la mesa estaban de acuerdo en que las prácticas son una vital herramienta formativa, además de tratarse de un importante reclamo para los alumnos. De este modo, los centros de educación aseguran un estrecho seguimiento a los alumnos y los tutores que tienen dentro de las aulas y en las empresas.

En este caso, el foco se puso en el importante trabajo de ajuste entre los perfiles de los alumnos y las necesidades de las empresas. «Trabajamos para satisfacer la demanda que solicitan las empresas y, por ello, gestionamos un buen ajuste entre ambos, de tal manera que ya son las propias empresas las que reclaman a nuestros alumnos», afirmaba Paqui Carvajal.

Los asistentes en un momento de la mesa redonda que tuvo lugar en ABC

Del mismo modo, Mario Muñoz, responsable del programa Empresate del campus de la Cámara de Comercio de Sevilla, aseguraba que se realiza un gran trabajo, también, a la hora de buscar las empresas insertas en su programa de prácticas, ya que «no todas valen. Buscamos contextos de aprendizaje y un entorno seguro para que el alumno salga desarrollado y con confianza».

Sin embargo, los profesionales alertan de que muchos de los alumnos llegan ya a las áreas donde se desarrollan los programas de prácticas con las empresas autogestionadas para realizar su formación y esto puede ser un error, ya que «no todas las empresas tienen los requisitos de empleabilidad que buscamos ya que las empresas tienen que ayudar en la formación», insistía Beatriz Tarifa, coordinadora de ciclos superiores del Centro de Estudios Profesionales CEU.

Otra de las problemáticas que se encuentran los centros de estudios son las dificultades de retribución al alumno por parte de las empresas, ya que en muchos casos no pueden acceder a la inversión si el centro solicita que las prácticas sean remuneradas. Además de que «en España el tamaño de las empresas es muy pequeño. La mayoría de ellas se conforma por un solo trabajador», exponía Antonio Barba, director de desarrollo de Recursos Humanos del Centro Universitario San Isidoro.

Formar en la búsqueda de trabajo

Los centros educativos afirman que han pasado a convertirse en empresas de pre selección laboral. Y, aunque esto es necesario para ofrecer una empleabilidad superior en el programa de prácticas, los profesionales también indican la necesidad de entrenar a los alumnos en lo que se van a encontrar en el mercado laboral real.

«Hoy en día los chicos vienen con las cosas muy claras con respecto a su futuro laboral, por lo que tenemos que educarlos para que hagan un planteamiento realista», admite Esteban Almirón. Así mismo, Myriam Peláez asegura que «los alumnos viven con la presión del ya y buscan colocarse en un puesto superior, inmediatamente, tras finalizar los estudios». En este sentido, todos los ponentes coinciden en concienciar y formar a los alumnos para que realicen una buena gestión de sus expectativas.

De este modo, los expertos de esta materia en los centros formativos explican en la mesa informativa que, para esta tarea, también, se realizan una serie de talleres y jornadas educacionales donde se los entrena para buscar estas oportunidades y gestionar los contactos necesarios para acceder a ellas.

La opinión de los expertos

Esteban Almirón, director del servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola.
La internacionalización es una fórmula que cada vez piden más los alumnos y nosotros debemos estar a la altura.

Paqui Carvajal, directora de Programas de EOI Andalucía.
Trabajamos para satisfacer la demanda que solicitan las empresas y, por ello, gestionamos un buen ajuste entre ambos, de tal manera que ya son las propias empresas las que reclaman a nuestros alumnos.

Myriam Peláez, coordinadora general de ESIC Sevilla.
Que nuestros alumnos salgan a estudiar fuera se convierte en una oportunidad para que otros chicos vengan a formarse aquí.

Mario Muñoz, director de Empleabilidad y Prácticas en Empresa del Campus Cámara de Comercio de Sevilla.
No todas las empresas valen para realizar la formación. Buscamos contextos de aprendizaje y un entorno seguro para que el alumno salga desarrollado y con confianza.

Beatriz Tarifa, coordinadora de ciclos superiores del Centro de Estudios Profesionales CEU.
No todas las empresas tienen los requisitos de empleabilidad que buscamos ya que estas tienen que ayudar en la formación.

Antonio Barba, director de desarrollo de Recursos Humanos del Centro Universitario San Isidoro.
En España el tamaño de las empresas es muy pequeño. La mayoría de ellas se conforma por un solo trabajador.