Mesa redonda sobre grado

La elección que marca el futuro

Representantes de las principales universidades de Sevilla analizan los títulos con más demanda, las salidas profesionales y las oportunidades que ofrece el mercado laboral a los alumnos.

Ignacio de la Vega, Beatriz Hoster, Cristina Yanes y Ramón Bullón.
Además de la oferta académica, los alumnos han de conocer las perspectivas laborales de las titulaciones.

Superada la Selectividad, los alumnos apenas tienen tiempo para decidir qué titulación satisface su vocación y les abrirá la puerta del mercado de trabajo. Lo primero es casi tan importante como lo segundo y cada vez pesa más en la elección del Grado. Acertar es la mayor preocupación de los jóvenes y de sus familias, que hacen auténticos esfuerzos para garantizarles el futuro. Para ayudar a esa toma de decisiones, ABC ha reunido a representantes de las principales universidades de Sevilla, con los que ha dialogado sobre las carreras con mayor demanda, los nuevos rumbos de la formación y lo que les transmiten sus propios estudiantes.

La realidad de hoy no es necesariamente la de mañana y hay que anticiparse a lo que está por venir, una tarea nada fácil. Por eso este foro, coordinado por la periodista de ABC Isabel Aguilar, pretende aportar alguna luz en la toma de decisiones.

Uno de los puntos en los que han coincidido de forma unánime los invitados a este encuentro es en la importancia de conocer la amplia oferta formativa que ofrecen las distintas instituciones. La elección no es sólo una cuestión económica ni de calificaciones, se mira más allá y se empiezan a tener en cuenta las oportunidades que ofrece cada centro, los programas de prácticas en empresas o el nivel de inserción laboral de los egresados. El papel que juega la tecnología en todas las titulaciones ha sido otro de los puntos destacados de este debate, en el que no ha quedado lugar a dudas de que el futuro va por la digitalización.

Los participantes de esta primera mesa son: Ramón Bullón, director de Marketing de EUSA y Beatriz Hoster, directora del Centro de Estudios Universitarios (CEU) Cardenal Spínola, ambos adscritos a la Hispalense. Estos han compartido mesa con Ignacio de la Vega, director de ESIC Andalucía; Cristina Yanes, vicerrectora de Ordenación Académica de la Universidad de Sevilla y el director de Secretariado de esta misma institución, Luis Garrido.

Las carreras del futuro han sido el punto de partida del coloquio que han compartido en la Casa de ABC, y que ha arrancado con una reflexión de Ramón Bullón sobre la necesidad de incluir materias vinculadas al mundo laboral en los planes de estudios. «La oferta que tenemos en EUSA está relacionada con la comunicación y el turismo y, en particular, este último es un sector que a fecha de hoy está en constante crecimiento y tiene que absorber a mucha gente». Sin embargo, destaca la transformación del mercado. «Nos estamos acostumbrando a que aparezcan más agencias y gestores de viajes virtuales y a la inmediatez. Ese cambio ocurre tanto en el turismo como en la comunicación, que incorpora nuevos procesos», explica.

Ignacio de la Vega, director de ESIC Andalucía, suscribe las palabras de su compañero de mesa en cuanto a la adaptación de los planes de estudio a los requerimientos de las empresas. Y, en este punto, destaca la importancia de «anticiparse» para que los grados que se cursen tengan una virtualidad y una razón de ser. «En ESIC hacemos un esfuerzo por estar permanentemente adaptándonos a esa demanda». Pone como ejemplo la titulación de Marketing, que se imparte desde hace casi un cuarto de siglo en Sevilla y que está en permanente transformación. Tal es la flexibilidad que tiene, que existen ciertas asignaturas que se van actualizando cada año con las novedades que el sector va incorporando. La filosofía es parecida para ADE, que ya se puede estudiar en doble título.

El nuevo horizonte digital ha sido otra de las cuestiones que se ha planteado y uno de los puntos en los que se ha mostrado especialmente incisiva Beatriz Hoster, que ve grandes oportunidades en la revolución tecnológica. Sin embargo, la directora del CEU Cardenal Spínola advierte de que «eso no puede cambiarnos la perspectiva». Considera que adaptar los planes de estudios a la demanda «no implica crear nuevas titulaciones». «Las carreras son de largo recorrido y siguen haciendo falta buenos profesionales en ámbitos tradicionales como la educación, salud, la abogacía o la banca», indica la directora de este centro, que es una referencia en estudios de Magisterio Infantil y Primaria y aspira a serlo también en los recientes títulos que ha incorporado en Derechos y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Títulos

Los títulos generalistas ofrecen más flexibilidad en vista de lo que puede cambiar el mercado laboral.

Título generalista o título especializado. Esa es otra de las dudas con la que se enfrenta el alumno a la hora de elegir. En este caso, el director de secretariado de la Universidad de Sevilla, Luis Garrido, aconseja conocer a fondo cada oferta, especialmente si el catálogo es amplio como pasa en la pública. «Tenemos más de 60 grados, además de la opción del doble grado. La respuesta que damos es muy amplia», señala, tras recordar que se abarcan todas las ramas del conocimiento. Precisamente, la reforma a la que el sistema se enfrentó hace ocho años para adaptarse al llamado Plan Bolonia permitió tomar constancia de la envergadura de la oferta. En ese tiempo de preparación se hizo una renovación profunda que aún hoy se mantiene para responder a los nuevos requerimientos. La vicerrectora de Orientación apunta que «el doble grado es una apuesta fuerte que permite al alumno salir con dos títulos en apenas cinco años». «Creemos que es el futuro», indica convencida Cristina Yanes, que destaca la posibilidad de fusionar disciplinas de distintos campos como Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, que pertenece a la Educación, con Fisioterapia, encuadrado en las biosanitarias.

Sin intención de prolongar más de lo debido este debate, Ignacio de la Vega recuerda que «el estudiante no debe cerrarse puertas» a la hora de elegir. Por eso es más partidario de cursar títulos generales y luego especializarse con el máster. «Es una manera de enfocar la formación cuando ya se conoce bien el título y de evitar el fracaso escolar», asegura.

Orientación académica

En este punto, el coloquio se centra en la orientación que las principales instituciones académicas ofrecen a los jóvenes. Para facilitar la tarea, cada año se preparan con sumo mimo las acciones informativas, pues son conscientes de que el volumen de matriculaciones va a depender mucho de cómo presenten su oferta. «Todos estamos muy involucrados en orientar a los alumnos. Otra cosa es que tanto ellos como sus padres tengan claro dónde tienen que dirigirse para conocer lo que tienen a su alcance», continúa el director de ESIC Andalucía, que sabe la importancia que se da al boca a boca o a la opinión del vecino o el familiar. Su centro ha realizado un enorme esfuerzo para dar a conocer la oferta académica y hacer un acercamiento al mundo laboral. Una de estas iniciativas es el «Desafío Junior Empresarial», un concurso entre alumnos de Bachillerato y ciclos formativos para crear una empresa que ya permite un acercamiento en el nivel de estudios medios.

Experiencias parecidas las desarrolla también EUSA, que cada año realiza un estudio sobre las expectativas laborales de los alumnos en función de cada titulación y lo que realmente encuentran en el mercado. El director de Marketing de esta escuela universitaria lo considera una «herramienta fundamental» para que puedan hacer la elección correcta. «Tengo la sensación de que nos esforzamos mucho en dar una buena orientación académica, pero se hace muy poco para la orientación laboral», considera. Ramón Bullón es partidario de «decir claramente a la gente lo que hay, porque de eso va a depender su futuro y los chicos tienen que saber dónde se meten». También valora el programa de prácticas que pueden realizar alumnos de Bachillerato en algunos departamentos de la Cámara de Comercio como primera toma de contacto con el mundo laboral, lo que ya en sí les da una visión amplia de lo que les aguarda fuera.

La Universidad de Sevilla continúa apostando por el escaparate que supone el Salón del Estudiante, que este año se celebrará del 24 al 29 de abril en el Complejo Deportivo Universitario de Los Bermejales. Cristina Yanes lo define como «un acompañamiento desde el principio», que luego continúa tras la matriculación. «Hacemos un seguimiento al estudiante que ya está en la universidad y lo ayudamos a enfocar su desarrollo», asegura.

Las nuevas tecnologías han ganado terreno y forman parte del método educativo de las instituciones académicas.

Otra de las carencias que se han detectado en las iniciativas de formación es saber fomentar el talento de los alumnos. Destaca Beatriz Hoster que «el éxito profesional no depende únicamente de lo bien que te vaya en la carrera, sino en saber en qué eres bueno». La experiencia le dice que cuando los jóvenes descubren sus habilidades y las explotan consiguen mejores en su etapa laboral. Por eso valora ese seguimiento permanente que se ha de ofrecer durante los años de estudio. En este punto, vuelve a la cuestión de la tecnología y al uso que se le da. La responsable del CEU Cardenal Spínola la concibe más como un medio que como un fin y destaca el papel que ya desempeñan en la manera de enseñar, con herramientas que permiten que las clases excedan el ámbito de las cuatro paredes del aula y vayan más allá. Como ejemplo menciona la posibilidad de invitar a un profesor de otra universidad por Skype o todas las aplicaciones interactivas.

Por el contrario, la vicerrectora de Orientación de la US ofrece una visión muy distinta. «Los avances técnicos son una herramienta, pero también una materia que se estudia en la Universidad. Tenemos grados enfocados a ello como el de Biomedicina y hasta másteres especializados como el de Microelectrónica», explica. Igualmente, destaca la capacidad de la institución pública para incorporar herramientas que ayudan a la función docente, y menciona como ejemplo la posibilidad que hoy tienen los alumnos de la Facultad de Medicina de ver en directo un trasplante que se realiza en Houston.

Prácticas profesionales

Las prácticas profesionales se han convertido en una de las grandes preocupaciones de los alumnos. Durante años han sido la llave del mercado de trabajo y una gran apuesta de los centros universitarios. Tanto ESIC como EUSA lo han visto claro desde el principio y han intentado que ese contacto con el entorno laboral sea casi una extensión del itinerario académico. Explica Ignacio de la Vega que su institución cuenta con un departamento en Madrid de Desarrollo Profesional a través del que se coordinan las experiencias en la carrera, en las empresas y los proyectos de emprendimiento. A esto último da una mayor importancia, pues muchos jóvenes ya muestran esa predisposición antes, incluso, de finalizar sus estudios. «Tenemos bastantes chicos que tienen vocación para iniciar un negocio y hay que apoyarlos», destaca el director de ESIC. Para eso mismo han creado foros de inversiones e incluso espacios para alojar sus proyectos durante los inicios.

Las prácticas se adaptan a las nuevas demandas y se han convertido en un elemento fundamental en la elección de universidad.

El director de Marketing de EUSA es partidario de lanzar cuanto antes a los alumnos al mundo laboral. «Desde primero ya ponemos a su disposición una oferta de prácticas de muy distinto tipo», explica. El modelo que defiende es el de ir acumulando pequeñas experiencias para terminar la titulación con una visión correcta de lo que encontrará en la calle. Ramón Bullón alerta de la importancia de esos primeros contactos, porque «van a determinar las elecciones futuras de los alumnos».

También en el CEU se inicia esa orientación profesional desde las aulas. «Uno de los papeles del profesor es ayudar al alumno a que encuentro lo bueno que hay en él y aprender a potenciarlo», indica su directora, que pone en valor la alta formación pedagógica de la que hace gala el equipo docente. Finalmente, la Universidad de Sevilla destaca el esfuerzo para mantener el amplio programa anual, que comprende más de 13.000 prácticas y 5.000 convenios con empresas de todos los sectores profesionales. El espíritu es mantener viva esa red que permite que el 25% de los egresados firmen su primer contrato en compañías para las que han trabajado como alumnos.

La opinión de los expertos

Cristina Yanes, vicerrectora de Ordenación Académica de la Universidad de Sevilla.
Tenemos grados enfocados a la tecnología como Biomedicina y másteres hiperespecializados.

Ramón Bullón, director de Innovación y Marketing de la Cámara de Comercio de Sevilla y de EUSA.
Hay que decir claramente a los alumnos cómo está el mercado laboral para que sepan lo que hay en la calle.

Beatriz Hoster, directora del Centro de Estudios Universitarios Cardenal Spínola.
Es necesario adaptar los planes de estudios a las nuevas tecnologías, pero eso no significa crear nuevos títulos.

Ignacio de la Vega, director de ESIC Andalucía.
Hemos creado foros de inversores y espacios para alojar a los alumnos con vocación emprendedora.