#YoEstudioEnSevilla17

Estudiar en Sevilla: todas las claves para acertar

La capital andaluza tiene una gran oferta para cursar títulos de Grado y Postgrado y zanjar la asignatura pendiente con el idioma. Así lo narran los que mejor la conocen.

Sevilla tiene mimbres para ser la gran capital del estudiante y los centros de formación existentes trabajan en esa dirección. Una amplia y variada oferta tanto pública como privada, una creciente especialización de sus títulos y un acreditado sistema de prácticas en empresas son algunas de las claves que caracterizan al sector, que ha puesto todas sus cartas sobre la mesa en los diversos encuentros organizados por ABC en el marco de la iniciativa «Yo estudio en Sevilla».

Grados

En materia de Grados, las principales conclusiones extraídas de la mesa redonda celebrada son la importancia de dar a conocer la amplia oferta formativa que ofrecen las distintas instituciones antes de que el futuro universitario tome la decisión final; tener en cuenta el papel crucial que juegan las tecnologías en el aprendizaje de cualquier materia; y saber sacar partido a las cualidades innatas o adquiridas de cada alumno.

Para hablar de ello ABC ha contado con la participación de Ramón Bullón, director de Marketing de EUSA y Beatriz Hoster, directora del Centro de Estudios Universitarios (CEU) Cardenal Spínola, ambos adscritos a la Hispalense, que han compartido mesa con Ignacio de la Vega, director de ESIC Andalucía; Cristina Yanes, vicerrectora de Ordenación Académica de la Universidad de Sevilla y el director de Secretariado de esta misma institución, Luis Garrido.

La vicerrectora de Ordenación apunta que «el doble grado es una apuesta fuerte que permite al alumno salir con dos títulos en apenas cinco años». «Creemos que es el futuro», indica convencida Cristina Yanes, que destaca la posibilidad de fusionar disciplinas de distintos campos como Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, que pertenece a la Educación, con Fisioterapia, encuadrado en las biosanitarias.

Ignacio de la Vega, por su lado, recuerda que «el estudiante no debe cerrarse puertas» a la hora de elegir. Por eso, es más partidario de cursar títulos generales y luego especializarse con un máster.

Una de las carencias que se han detectado en las iniciativas de formación es saber fomentar el talento de los alumnos. Destaca Beatriz Hoster que «el éxito profesional no depende únicamente de lo bien que te vaya en la carrera, sino en saber en qué eres bueno». Ramón Bullón, por último, es partidario de «decir claramente a la gente lo que hay, porque de eso va a depender su futuro y los chicos tienen que saber dónde se meten».

El Postgrado

La formación del universitario no acaba cuando finaliza el Grado, sino que continúa con el Postgrado, clave para lograr la especialización y acceder al mercado laboral. Esa es una de las conclusiones a las que ha llegado el grupo de expertos que ha reunido ABC para debatir sobre este asunto, uno de los que más interesan tanto a los alumnos como a los miembros de centros e instituciones.

Cursar un Postgrado es clave para lograr la especialización y acceder al mercado laboral.

Entre los participantes de la mesa redonda se encuentran Mariano Aguayo Camacho, director del Centro de Formación Permanente de la Universidad de Sevilla (US); Jaime Domingo, director de Desarrollo de Centros de CEU Andalucía; Urbano Fernández León, responsable de la Escuela de Negocios Cámara de Sevilla; Antonio García de Castro, director general del Instituto I. San Telmo; Myriam Peláez de la Peña, coordinadora general de Campus ESIC Sevilla; María Dolores Oliver Alfonso, vicerrectora de Ordenación Académica de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA); Arancha Rodríguez Bianquetti, jefa de Estudios y coordinadora del Área Jurídica del Instituto de Estudios Cajasol; Yolanda Sánchez Morán, directora Business Management Education de Escuela de Organización Industrial (EOI) y Cristina Yanes Cabrera, vicerrectora de Ordenación Docente de la US.

Uno de los puntos primordiales tratados en este encuentro es el de la utilidad que algunos alumnos dan al postgrado. «Hay alumnos que vienen a hacer un master únicamente para que los coloques en un puesto de trabajo, y ese no es el objetivo de un Postgrado, sino la formación”, aseguraban los expertos convocados por ABC, que también abordaron otras cuestiones como que el mercado laboral demanda transversalidad, y que “los buenos Postgrados son transformadores, generan valor añadido y no son una continuación del Grado”.

Para elegir el adecuado, nada mejor que informarse correctamente. «Hacer un Postgrado es un esfuerzo muy grande, personal, económico y profesional, y deben elegir bien», porque «elegir mal puede llevarle a la frustración personal y supone un efecto negativo para la institución».

Idiomas

El aprendizaje de una o varias lenguas extranjeros como complemento imprescindible para los titulados de hoy ha sido el último de los grandes temas abordados por «Yo estudio en Sevilla», puesto que un alto nivel de inglés, y el conocimiento de una tercera lengua pueden convertirse en las mejores bazas para mejorar la empleabilidad en un entorno cada vez más globalizado.

Un alto nivel de inglés y el conocimiento de una tercera lengua pueden convertirse en las mejores bazas para mejorar la empleabilidad.

En el encuentro han participado Norbert Busch, Director del Instituto de Idiomas de la Universidad de Sevilla; Auxiliadora Espinar García, subdirectora de Política Lingüística y Movilidad de la Universidad de Sevilla; Marta Fernández Portillo, responsable Escuela de Español de EUSA; José María González-Alorda, director de Extensión Académica de CEU Andalucía y Encarnación Pérez, directora del área de idiomas de ESIC Sevilla.

Entre las conclusiones extraídas tras el debate destacan la insuficiencia del B1 para enfrentarse al mercado laboral, el momento idóneo en la vida de una persona para adquirir competencias lingüísticas en una lengua extranjera o la metodología más acertada para impartir esta materia.

Todos los participantes coincidieron en que la clave es tener un interés real por aprender un idioma, puesto que si no lo hay «la mente se cierra en banda». A juicio de los expertos, es imposible aprender una lengua extranjera estudiando los últimos meses antes del examen, puesto que un idioma no se estudia, se practica.

La movilidad, según los ponentes, es una de las claves para lograr que los alumnos vean los idiomas como algo cotidiano. «El hecho de que se haya incrementado la movilidad les hace desarrollar la capacidad lingüística. Los intercambios han crecido en los últimos años, la gente se mueve y se da cuenta de que necesita saber idiomas».

Una vez esté superada la necesidad de aprender una lengua extranjera, llega el momento de atreverse con la segunda para distinguirse en el mercado laboral. «Saber un tercer idioma es, desde el punto de vista de la inserción laboral en el mercado, una herramienta enormemente valiosa que se puede aprender a partir de los 20 años o en cualquier edad», concluyen los expertos.